Uncategorized

“Golpe que entra no sale. Los golpes no son medicina…”

Golpe que entra no sale. Los golpes no son medicina”

“Nunca hablo mal de los misios porque de allí vengo, y tampoco de los ricos porque allá voy…”

“La mentira solo vive hasta que la verdad sea rebelada…”

Frases positivas, a veces negativas, otras tantas belicosas, frases que de ser puños no serían de ningún modo medicina. En ocasiones, algunos clientes llegan listos para atacar, otros se preparan, avisan y se anuncian con preocupante insistencia, otros practican frente al espejo cada gesto y repiten sus alegatos igual y muchas veces mejor que el mismo letrado. Son sin duda los abogados los que no se quedan atrás, los hay sumamente finos, otros vanidosos, los hay conformistas, pero en su mayoría, los abogados tienen gran respeto por las formas, el lenguaje, las maneras y los modos que se pueden resumir en un abogado que tuve el honor de conocer, perfeccionista que religiosamente acicalaba su peinado y su traje cada mañana frente a su espejo se entrenaba y sin perder de vista cada detalle en su aspecto, su andar y sus maneras.

Han llegado casos trágicos, leves, sencillos, casos para resolver ayer! y sin duda están los que piden rebaja, los que nos recuerdan porque empezamos en esta carrera tan maravillosa y apasionante, tan reconfortante en beneficios del alma pero tan dura y acida cuando debe serlo y en muchos casos como la realidad misma, siendo la mala fama de otros colegas lo que no colabora con esta imagen. Es sin duda alguna, y depende del profesional que la ejerza, una carrera ejecutoria para todo aquel que busca nuestros servicios, son sin duda, mis entrevistas, las más necesitadas de pañuelo, son sin duda mis clientes los que llegaron con una pesada carga, y siempre terminan con un suspiro aligerando su carga.

Pero como a todo en la vida  “hay que meterle lirica” (entiéndase por oratoria) según alguna variación de la jerga de barrio, aquí están las historias más interesantes, menos aburridas, y peligrosamente adictivas que me han tocado vivir…Llegó un día aquella tierna dama de mirada picara, hablar pausado pero claro y firme, de mirada cómplice y que con mucha maña nos tuvo embelesados contándonos su relato, nos contó que su familia le dio la espalda, su hija no la llamaba porque costaba muy caro, viviendo en la misma ciudad, su hijo logro mantenerla casi secuestrada con salidas bien planeadas, con entradas vigiladas y con radio-escucha por toda la casa y cobrando por supuesto su pensión de vejez, además de pedirle en cómodas cuotas una ayudita interesante para su pent-house, el otro hijo le había robado sus joyas de oro y alegaba una supuesta demencia senil para esquivar todo reclamo o denuncia,  y así todos le habían pagado mal, tan cansada estaba de cada uno de estos personajes,  que había decidido  prepárales unas sorpresas “pequeñas notitas” que deberían ser leídas al abrir su testamento, en ellas les diría a cada uno todas sus verdades, con pelos y señales! Además había resuelto dejar toda su fortuna a la Sociedad Protectora de Animales! tenia veinte nietos, cinco hijos, nueras, y ex-nueras, trabajaban para ella además una enfermera y una mucama, cada una de las cuales le había aconsejado el mejor destino para su fortuna…

Lo que nunca tuvieron en cuenta, lo que nunca sospecharon, fue que esta fina dama, de mirada picara, de andar pausado, y que prefería regalar comida en vez de propina, tenía un plan maestro, tenía su abogado.

En otra ocasión entró a la oficina una dama de porte tan elegante que tenía una aire a Greta Garbo, de mirada penetrante y fuerte como la misma Ima Sumac. Pide hablar con el “jefe” y una traductora por si acaso, empieza relatando una historia acontecida cuarenta años atrás, llena de injusticias, estafas y malos tratos, termina ofreciendo sus joyas en forma de pago, y al término de la plática, me ofrece tratamientos gratis en su spa favorito, me dice además que el próximo invierno me regalara un abrigo de minc, a lo que yo, sin ninguna duda acepto. Se va la dama elegante toda vestida de rojo intenso, sonríe levemente y me dice que nos veremos pronto, quedo intrigada y comento el caso con mi colega, este impresionado por la cantidad de regalos me aclara que acá no se paga en especies y además me recuerda que el que comparte y reparte, se queda con la mejor parte.

Me estoy haciendo viejo Julita! con esta frase me aclara un cliente que su tiempo se va acortando, que ya no tiene paciencia para lidiar con la corte, que si bien entiende que es parte del proceso y negociar toma tiempo, a veces Me estoy haciendo viejo Julita y lo quiero para ayer! le gana y es entonces cuando frenéticamente lo tengo mañana y tarde en el teléfono, le recuerdo cuanto tiempo le tomo la decisión de casarse, así de largo será el divorcio, me escucha pero sin más me dice Ya pe Julita mira que somos peruanos! y entonces caigo en la cuenta que nada ha cambiado, ese será el código secreto de siempre, porque es cuando uno está lejos de su patria que le sale la acriolladla, le late el himno nacional por dentro, y todita la marcha de banderas se queda misteriosamente grabada en la memoria colectiva de todos los peruanos.

Entre abogados existe un código secreto, existe un pacto de hermandad y buenas costumbres, existe el reconocimiento por la profesión, no es la plata de dicen, es mi espíritu de servicio, yo soy buenito por eso te ayudo! sin embargo finalmente te pasan la factura y entonces las cosas se tornan claro oscuro, ya no le parece tan buenito, más bien se preguntan, y como le pagare?…

Cuando un cliente quiere divorciarse lo primero que pregunta es “ Y a cómo el Divorcio? Mas o menos a cuánto costará? de cuanto hablamos señorita Julia? y me puede salir “dos por uno”, y como le  hago para que me salga gratis? Nadie le ha explicado que no somos tienda de abarrotes, no hay una lista de precios y no damos rebajas, pero a veces llegan tan excitados con los consejos de su médico, su vecino, el coleguita, que lo único que nos queda es escuchar como bajan los decibeles, como la calma va llegando al cuerpo y finalmente empezamos a conversar.

Cierta vez llego una menuda mujer, una filipina avispada y con los ojitos alegres, con un robusto y longevo rubio caballero del cual estaba decidida a divorciarse, la mujer hablaba un Inglés masticado y optaba por hacer todo ella misma, el hablaba muy bien pero prefería no hacerlo, “solo buscaban una ayudita” me dijo al saludarme, con su acuerdo de separación, donde ella misma nos decía con singular candidez que todo le dejaba al esposo, que solo ansiaba su libertad y entonces tratamos de razonar por separado con ella. Le explicamos todo el Manual de Carreño aplicado al divorcio, como te divorcias sin morir en el intento, como te aseguras una solidaria pensión y no te quedas en la calle, pero la mujer insistía, y su decisión estaba tomada, ella nos contrato y la semana siguiente recogería dicho papelito y no había nada que le desvíe de ese propósito. La mujer llego el 23 de Diciembre para solucionar toda su vida, me llamo el 24 y el 25, pensando que no tengo Navidad, finalmente el 26 ofuscada ya quería todo resuelto.

Después de una breve explicación de cómo los tramites no funcionan en Navidad, la citamos al día siguiente y antes de Año Nuevo la menuda mujer nos hizo trabajar doble turno y obtuvo su Acuerdo a tiempo… lo que no nos quedo claro fue por qué tanto apuro? … Es Halloween hoy día y no sé porque pero lo relaciono con este día, será que la menuda mujer tenía su disfraz de bruja bien escondido?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s